Vociferado entre letras y paredes

En mí, si, en mí, mi prosa respira en una partícula comprimida,
que me envuelve como pulpo con sus tentáculos,
desenmascarando mis misterios en mi mano, en mi sentir… a pulso,
trazo mis letras, en un trance dictado por el discurso del corazón,
corre mi mano por esta hoja en blanco, este tapiz inmenso dispuesto a ser ultrajado,
ahora mis manos, han dejado el papel, por un teclado.
Pero él es mismo significado
te recorro en él, a medio cuerpo, a medio beso
te lleno de verbos maestros,
sin sentido, locos de remate,
de poesía rabiosa,
tratando de darse a entender, mostrando locución
es la sazón de mi pensamiento,
el reflejo de los péndulos que giran en mi mente,
de este silencio, que grita elocuente,
y sigue esta obra, es un escenario en avance,
escucho la potencia de mi voz, mientras se esparce
develando mi obra al transeúnte,
dejándome al desnudo,
postrándome ante ti, yo poeta y tu mi musa.

Canjeo esos recuerdos que se ocultan en mis entrañas,
escavando mi piel…
buscando entre las capas,
y en los placeres, que…
fueron develados a su tiempo…
y a veces a destiempo,
hacen escenas a su manera,
o solo las recrean,
Al final, todo esto crea la expresión de mi ser…
viviendo como siempre, al máximo
… Vociferado entre letras y paredes.