Vivir sin aire.

“Míranos en este ring desolador poniendo precio a un deshonor que solo siembra heridas”– Míranos  – Alex Ubago

“No voy a negar que si tú no estás me falta el aire” – Aire – Axel

Un día como cualquiera  iba a la casa de unos tíos que viven en Montevideo,  por alguna extraña razón que no recuerdo es que voy caminando solo sin mis padres ni mi hermano.  Pero sin más preámbulos es que voy llegando a la casa, pero sucede algo que nunca había pasado antes, en la entrada  de la casa  había una chica de unos 12 años esperando  entre la reja y puerta.  Sinceramente  no la reconocía, mientras tocaba timbre para que me abrieran  la reja y a su vez ella salir. En el momento que suena el timbre de la reja la abro, esa chica iba saliendo y yo le sostuve la puerta como todo un caballero.  Pero pasó algo muy raro y es que cruzando la mirada sentía que la conocía de algún lugar, sentía que estaba totalmente conectado con ella.

 

Cuando la mire a los ojos, es que la reconocí y en vez de alegría, el miedo se empezó a apoderar de mí. Esa chica era mi ahijada, en mi mente empezaron muchas preguntas ¿Cómo era que había pasado tanto tiempo? ¿Porque era  que ella no me reconocía? ¿Por qué no podía verme  en el reflejo de la ventana?    Y por esas  cosas de la vida despierta en la cama, en mi cuarto solo que en vez  de despertarme sobresaltado sino que  lo hice en lagrimas.  Hacía mucho tiempo no tenía una pesadilla,  y mucho menos una que me doliera tanto.   Esa noche de verano me costó mucho dormirme nuevamente.

Ese día me pase  todo el día pensando en eso,  ¿Qué habría hecho tan terrible que no podría ver a mi ahijada  por ocho años? ¿Sería capaz de hacer algo que muchos consideraran imperdonable? Lo que si se es que de solo pensarlo  me  hace faltar el aire, mi ahijada es de las personas más importantes de mi vida. El tan solo soñar eso ya  me parecía suficiente  castigo.

Es que si nos ponemos pensar,  todos tenemos a esas personas por las cuales nos falta realmente el aire si esta todo mal con ellas. No es como algunos libros de autoayuda que dicen que los demás no importan o que primero esta uno mismo.  Estoy muy de acuerdo con que uno tiene que quererse a uno mismo pero  uno sin las personas más importantes a su lado no es  que sea nada, pero no es uno mismo.

 

Por ejemplo,  yo no me veo peleado con mi hermano  ya que es de las personas más importantes en mi vida.   Después de todo sé que mi hermano es el  que me va acompañar toda la vida,  al menos así me educaron mis padres que eso va  a ir más de amigos, novias, esposas entre otras cosas.

No digo que no tengan que haber peleas o discusiones pero simplemente después hay que pensar  o al menos preguntarse ¿Queremos estar lejos de esa persona?  O solamente es un orgullo estúpido del que no nos permite perdonar. Porque seamos sinceros  y lo que nos cuesta perdonar es algo increíble, vamos a  sacar los ejemplos de cosas realmente  graves.  Voy a poner un ejemplo realmente  sencillo de que yo  la complique en su momento.

Terminando  tercero  de liceo  me pelee con Ignacio (Uno de mis mejores amigos y  hoy unos  hermanos de la vida) por una serie de malentendidos,  todo ese verano no nos hablamos. Por ejemplo cuando venía a visitar a mi  hermano, yo me encerraba en el cuarto  para no verlo, hasta  no nos saludábamos en un quince que hubo a principio de año. Así  de orgullosos éramos los dos, hasta que un día  sin pedido de perdón ni nada volvimos a hablar de cualquier pavada y hasta el día de hoy somos grandes amigos.

 

Seamos sinceros nos cuesta pedir perdón de una manera increíble, por orgullo o vaya a  saber uno porque.   Como también nos es muy difícil aceptar el perdón., como o la famosa frase que escucho cada tanto en “Yo perdono pero no olvido” ¿Eso significa que perdonaste? Digo también se puede interpretar que en la primera pelea que tengas lo vas  a echar a la cara nuevamente, no suena como un verdadero  perdón ¿no?

 

Es que me voy a poner como “romántico pelotudo” o solo  un ingenuo pero hay gente demasiado especial no puedo  perderla.  Volviendo a mi ahijada, no podría saber si  cometo algún error  tan grande  de no volver a verla por un gran tiempo, creo que es uno de mis grandes miedos. Por eso no nos tendría que costar tanto pedir perdón y  aceptemos el perdón, todo es un poco más fácil.  Porque no les voy a mentir vivir sin aire se puede, pero déjenme decirles que no está para nada bueno.