Soy un power ranger.

Cualquiera puede ser un héroe, también un hombre que hace algo tan simple como calmar y ponerle un abrigo en los hombros a un niño y después decirle que no era el fin del mundo.” – Batman: El caballero de la noche asciende.

Toda persona que me conoce desde chico, sobre todo desde el jardín sabe que me encantaban los power rangers, que lo primero al llegar a mi casa  era prender la tele y verlos. Ellos tenían algo que me llamaba la atención, no sé si eran las peleas o los monstruos que parecían muñecos de mala calidad  pero había algo que me hacía quedarme prendido  en el televisor y hasta los 9 años los mire todos (los originales, los del espacio, los zeo, los turbo, entre otros) hasta que el cable en ese momento me saco el canal donde lo pasaban (Fox Kids creo que era), como si de una manera brusca me dijera  que tenía que crecer y madurar.

Así que por mucho tiempo los olvide, siempre los tenía en mi memoria como mi primer serie, que de chico siempre peleaba por ser el color rojo, tal vez porque era el primero que se quería enfrentar a los malos y era el primero “en pelear”. También es una de las razones por la cuales el rojo es de mis colores favoritos, porque en el inconsciente siempre quise ser el power ranger rojo. Esos eran, solo recuerdos para mí de haber formado parte de mi infancia. Así que cuando me entere que volvían para hacerles una película mi “yo infantil” saltaba como el primer día que los vio pero mi “yo cinéfilo” emitió una alerta roja, yo no quería que Hollywood arruinara  una parte importante de mi infancia. Digo nunca fueron una obra maestra es mas volviéndolos a ver ya conb más  edad (gracias Netflix) realmente empecé a preguntarme como era que me llego a  encantar esa serie  pero bueno no iba a cuestionar mis  gustos de niño.

Por si fuera poco el estreno mundial era el 24 de marzo de este año,  cuando me entere no pude evitar reír, sentía que era como un regalo de cumpleaños de Hollywood para mí.  Quería ir con alguien pero todos los invitados me rechazaron ya que parecía que nadie le tenía fe a la película y para ser sincero yo tampoco, solo quería que alguien dijera “morfosis amigos”, aparecieran los zords y ya estaba más que conforme.     Así que la única razón por la que fui solo es porque era más fuerte el deseo de mi niño interior.

Y no solo me encontré con una película, que despertó toda mi niñez de 6 años, había momentos en que  reía a carcajadas  y  hasta me sacaba alguna lagrima nostálgica (es  increíble lo sensible que me pongo en la semana de mi cumpleaños). Pero me sorprendió algo que para mí fue más  que una grata sorpresa. Los power rangers ya no eran solo patadas y peleas, ya no eran solo artes marciales sino que  le dieron  un significado más.

Para explicar ese algo mas, tengo que mencionar un poco la trama de la película.  Esta película se maneja con una regla principal que la dicen al principio de la misma: “El power ranger debe ser alguien digno y fuerte”. Con esto yo entendía que debía ser alguien normal físicamente, cualquier que consideren una buena persona  a tal punto de ser casi un santo.

Eso es lo que me encanto de esta película, porque el concepto de “digno”  varía en la película. Pero antes de revelar eso,  les quiero preguntar: Si tuvieran que candidatear a una persona, ¿Quién sería esa persona digna?   Porque  con esos los  conceptos  del principio de la película tal como todos los conocemos, yo ya estaría eliminado de toda competencia, digo tengo una discapacidad ya con esto se me fue lo fuerte y  hasta lo digno lamentablente también (siempre hablando en el sentido mas estricto), repito basándome en lo que decía al principio la película. Pero es esto lo que más me gusto de la película ¿Qué es ser realmente fuerte o digno? Los que vayan  a ver la película verán que por ejemplo hay uno de los power rangers que tiene una especie de autismo (e irónicamente  es el personaje más simpático y divertido),  u otro power ranger se escapa de su escuela cada vez que puede, y así los otros tres que tienen sus problemas o inquietudes que  rechinan el concepto de “digno”. Es por esto que me llamo la atención la película.  Es que el concepto de digo también se plantea con otra pregunta en la película: ¿Por qué alguien que comete un grave error que afecta a otra persona es una mala persona?  Es que me encanta el mensaje que se da: Hacer algo horrible no te hace necesariamente una persona horrible.

No me malinterpreten que no quiero que entiendan que está bien hacer cosas horribles, pero eso no significa que sos una mala persona o “una persona no digna”. Por ejemplo  yo también cometí errores o “cosas horribles”. Para que no se asusten les voy a contar una de ellas como por ejemplo en cuarto de liceo saltar de la ventana de mi liceo para ir a la guerra de agua sin darme cuenta de que la directora estaba atrás. Esta mal sí, siempre digo que estuvo mal saltar por la ventana (y mucho más estúpido no mirar si había alguien atrás) pero eso no me hace malo, me hace un ser humano que cometió un error y así con otros errores que tuve sin importar el tiempo en los que cometí.  Cada persona que lea esto puede ponerse el ejemplo que quiera y creo que conociéndolos, hablando con ustedes me dicen cual fue un error que verdaderamente se arrepienten y les puedo asegurar que seguiré pensando que no son malas personas, si que pueden tener errores,  como todos los tenemos.

Porque todos tenemos errores o dudas,  hasta los mismos Power rangers (y si no miren la película). Por eso es lo que recomiendo esta película, no es una obra maestra  ni la quiero pintar así, solo que fui  buscando peleas y me encontré con algo más que me gusto que hace que tenga un valor adicional. Por más que ya hay varias películas que dicen que no hay que tener prejuicios y que el concepto de fuerte o digno ya es otro. Este tipo de películas siempre esta bueno que nos lo recuerden cada tanto, por si por alguna vez nos llegamos  a olvidar.

Así que ya acordamos que soy alguien digno ¿no? (Zordon esto es como una  indirecta para vos). Porque  no precisamos ser prefectos para ser héroes, pero  tampoco necesitamos serlo. Como  un gran amigo me enseño en superación personal solo hay  pelear por ser la mejor versión de uno mismo.   Por más que yo siempre me defino como un Superman sin poderes, pero cuando ayudo  a la gente y más a la que está a mí alrededor es porque quiero que estén bien, además hasta creo que se me da bien.  A todo esto solo quiero decir que como esta película sorprendentemente divertida hizo algo que no esperaba y era inspirarme para escribir esto.  También usar este articulo como excusa para finalmente que si quiero me saco las ganas  soy un power ranger (el rojo preferentemente) y no hay ningún concepto de fuerte o digno que pueda decir lo contrario.