Solo quiero tener una novia

Ayer estaba coacheando a un cliente y me dijo esta frase en la mitad de la sesión: “Solo quiero tener
una novia”. Extrañamente, me vinieron un montón de pensamientos con este pedido. Fue algo así:

No estoy bien en un montón de aspectos, pero tengo potencial para conocer chicas. Sé que si estoy
con una chica me voy a sentir bien. No quiero estar todas las noches con chicas distintas, yo solo quiero una novia.

Ahí empecé a ver que SOLO querer una mujer para su vida dependía más de trabajar en él que de
encarar sistemáticamente cuanta mujer se le cruzara por la calle, el subte o cualquier medio de
transporte.
Y es un pedido que escucho cada tanto de mis clientes. Muchos vienen con la ilusión de alejarse de la soledad consiguiendo una pareja lo más rápido posible. Pero la cosa no sucede así en términos de tiempo, sino que depende de qué tan profundo quiera desarrollarse la persona.

Esto para mí no tiene distinción entre hombres o mujeres, cada persona tiene la oportunidad de volverse atractivo y cotizar mucho más en el mercado del amor. Pero volverse atractivo ¿en qué consiste? es ahí donde la mayoría de las personas que anhelan una pareja, se sienten confundidas. Porque volverse atractivos no se refiere específicamente al aspecto físico sino al interior. Y eso puede parecer cliché, sin embargo, luego de escuchar a mucha gente quejarse del “no levante” que tienen, reafirmo cada vez más esta idea.

Te volvés atractivo cuando hacés lo que les gusta, cuando conectás con sus deseos, cuando estás
cumpliendo sus sueños, cuando salís de la zona cómoda, vivís tus pasiones, descubrís quién realmente sos y estás orgulloso por eso.

Hacete 2 preguntas, a ver si las podes contestar: ¿Te gustaría estar en pareja? ¿Para qué?

Si la primer respuesta es SI, bien… Ahora, si la segunda respuesta es “para estar FELIZ”, lamento
contarte lector/lectora que esa no es la respuesta correcta, porque la felicidad solo depende de vos. Tal vez cuando decimos “Solo quiero una novia” queremos decir “Solo quiero ser feliz” pero todavia no encontramo el cómo… a pensar!