Querido Tiempo

Hoy sentada frente al mar, te escribo esta carta, pensando en cómo acomodar mis ideas y poder expresarte lo que pasa cuándo te detienes.
Nunca has pensado lo que nos pasa a los mortales cuando creemos que vas muy rápido o vienes lento??
Pareciera que los momentos quedaron congelados, el aroma de los cuerpos,
las sonrisas, las palabras, el tiempo…
Cómo duele a veces que te vayas,
cómo duele a veces que te niegues a irte, recordandome cada instante.
Qué dificil es cuando desapareces del todo, es lo que imagino, cuando no te siento, me sumerjo en un abismo oscuro
y no me encuentro.
Cuánto ha pasado desde la última vez??
Sí, tienes razón, lo siento; aquí has estado desde siempre, soy yo la que te ha dejado, la que ha perdido la noción,
la que no ha sabido como aprovecharte.