Que hacer cuando estas mal económicamente

Hay momento en los que estamos realmente mal a nivel profesional.

Estamos desempleados o nuestra empresa u emprendimiento no rinde sus frutos.

Es normal sentir angustia en esos momentos. Es común deprimirse. Es más que comprensible buscar a quien culpar y maldecir a otro. Es humano

Yo estuve así y sé cómo salir. Se requiere una serie de conocimientos y herramientas que te voy a detallar.

Pero antes…

Hay dos cosas que podemos hacer en ese momento: algo o nada.

Si, parece que te estuviera tomando el pelo ¿No? Para nada jamás lo haría. Lo que te quiero decir es que tenés dos opciones:

1) Quedarte en tu casa amargándote y juntando rencor.

2) Hacer algo, no importa qué, pero moverte.

Si, ya se no sabés que hacer. Y no te digo que lo tengas que saber.

Bueno, si sabes que hacer y tenes un plan adelante. No pierdas más tiempo y llévalo a la práctica.

Pero sé que puede pasar que no tengas ni puta idea que hacer y también es de lo más común del mundo en estas situaciones de mierda.

Y cuando digo que hagas algo me refiero a cualquier cosa.

Bueno no que te pongas a bailar desnudo en la calle cubierto de dulce de leche. No. Me refiero a salir y hablar con gente, frecuentar nuevos lugares, hacer contactos.

Digo, por ley de los grandes número con alguien te vas a cruzar que te pueda ayudar. Con cuánto más gente hables mayor será la posibilidad de que algo pase.

Además si te quedás en casa amargándote por la situación, es muy probable que te deprimas y tengas menos ganas de salir y hacer algo. Es un círculo vicioso. Los depresivos lo saben muy bien.

Por el contrario salir te da más ganas de salir. Es un círculo virtuoso.

Salís, conoces gente. Tenés charlas interesantes y la pasas bien. Hasta quien sabe, tal vez terminás poniéndola.

Como sea, tenés ganas de seguir conociendo personas y eso te puede llevar a los ambientes más disímiles.

Y ahí va otro secreto: cuando más nuevos lugares frecuentes más variedad de personas vamos a encontrar.

Normalmente nuestros problemas profesionales y laborales (incluso personales) se resolverían si fuésemos más creativos  a la hora de conocer nuevas personas y si frecuentáramos nuevos ambientes.

A veces la respuesta está en los lugares menos pensados con la gente menos pensada.

Por otro lado, nuevas personas y ambientes variados nos dan como resultado charlas originales, lo que  nos aporta nuevas idea.

Esa idea que estábamos buscando y no encontrábamos.

El famoso QUE hacer y COMO hacerlo.

Igualmente antes abordar que podemos hacer en cada situación y como llegar al objetivo de mejorar nuestra situación debemos cambiar nuestro estado de ánimo.

¿De qué te sirve que te enseñe las técnicas para que ofrezcan trabajo si las vas a cagar con tu actitud depresiva y de desesperado?

Empecemos por lo primero

Ok, toqué fondo ¿Y ahora qué?

En primer lugar no vayas rogando por un trabajo o ayuda financiera. Nadie va a ayudarte. La gente odia a la gente que viene a rogar por dinero.

Fijate como tratan a los vagabundos y mendigos que vienen a pedir algo de plata. Casi nadie les da algo. Y aunque podrían darle una miseria, prefieren ignorarlos y no darles nada.

Y no te hagás el pelotudo, sé que lo hiciste alguna vez.

Si ni siquiera vos mismo te darías plata ¿Por qué pensás que otra persona lo haría?

¡No te darías ni diez centavos! No sé si esos nos hace unos seres miserables o no, solo sé que así son las cosas. Acá discuto hechos, no ética.

Hay que ver las cosas como son, no como deberían ser.

Si un hombre va a encararse una mina y no la pone hace como 10 meses muy probablemente la damisela lo rechacé de una.

En esas circunstancias hay que aguantar la desesperación. Sé que no es fácil pero hay que hacerlo.

No importa si te encarás 100 mujeres, la desesperación se huele a kilómetros de distancia. Y por eso solo te van a dar bola 4.

Ahora bien si te controlás y te mostrás relajado, capaz que de 100 encares terminás con 40.

Esto se aplica a todo los dominios de las relaciones humanas incluyendo a nivel profesional. La ley de los grandes números siempre ayuda.

Pero lo mejor que podes hacer es mejorar tus chances con las variables que sí podes controlar. Acotar la fortuna con tu virtud.

Sí, como decía Nicolás Maquiavelo.

Podes tener una actitud de abundancia. Si lo sé. Sé que no es fácil. Sobre todo si no la pones hace un año pero es una forma que las probabilidades jueguen a tu favor.

Así podés aplicar las técnicas de ingeniería social con eficiencia.

Pero como te digo, antes que todo: la actitud. Veamos un par de trucos para cambiar esa mentalidad de escasez.

Cuando estas abajo solo podes subir

Una de las cosas que he aprendido de estar realmente en la mierda es que cuando estas en esa situación el número de personas que te rodea disminuye en forma llamativa.

Sí, te das cuenta que toda tu vida estuviste rodeado de soretes. Pero eso es bueno ¿Sabés porque?

Porque las personas que quedaron son las que te van a bancar en cualquier circunstancia. Era necesario tocar fondo para saber cuáles eran.

Tanto a nivel afectivo como profesional, ahora sabés que esas personas van estar ahí siempre. Aunque sea una o dos.

Créeme no van a ser muchas.

Claro, todos quieren estar con vos cuando estás bien, cuando sos exitoso. Pero cuando estas hecho mierda…

Se agradecido.

Cuando finalmente salgas de esta situación, sé agradecido con quienes te ayudaron. Aunque sea con lo más simple. La ayuda a veces puede venir en forma de un gesto, una intención o simplemente por el hecho de haber estado ahí.

Es lo que yo llamo la lista blanca: ese grupo de gente que vale le pena conocer y que por fortuna has conocido. Cuando salgas del pozo, revisá esa lista y tenela presente por el resto de tu vida.

Pensá también que lo que sentís hacia ellos es lo que otras personas sentirán por vos si la situación fuera al revés.

O sea, si alguien está mal, no hagas lo que hacen todos y ayudalo. Ponete creativo y pensá como les podes dar una mano.

Pensá que cuando él salga del pozo, sentirá un enorme agradecimiento y será una persona más con la que puedas contar cuando estés hecho mierda.

Sí, hay gente malagradecida pero mucha de la gente que ayudes sí va a estar dispuesta a darte una mano porque sabe lo que es estar en esa situación. Y sabe que fuiste el único que estuvo para él.

Ahora lo sabés…

Tocar fondo te permite encontrar a esas persona que realmente valen la pena. Pensá eso cuando te deprimas. Es lo mejor de la vida.

La mayoría de las personas se la pasa toda la vida rodeado de hipócritas imbéciles toda la vida y ni se da cuenta. Darse cuenta de la gente valiosa es algo que te puede alegrar y sacar de la depresión. Los pensamientos controlan a las emociones.

Nuevo hábitos…

Estar corto de plata también te ayuda a estar consciente de lo mal que administras la plata y de lo importante que es ahorrar.

Y de cómo hacerlo eficientemente.

Estos hábitos que incorporas por necesidad se van a quedar con vos por el resto de tu vida. Y créeme cuando te digo que eso es lo mejor que te puede pasar.

Cuando tenés poco estas obligado a racionar los recursos, algo que nunca hiciste en tu puta vida. Sentite afortunado. Ese  es uno de los famosos hábitos de los ricos que leíste en los artículos de desarrollo personal pero que nunca aplicaste.

Bueno, no estoy acá para subirte el ánimo sino para decirte que hacer. Por supuesto ver el lado positivo de las cosas siempre ayuda pero vamos a ver QUE podemos hacer y COMO hacerlas.

Primero: sé más sociable

A ver, no te voy a andar diciendo la típica frase: “se sociable”, “hablá con más gente” sin explicarte que mierda significa exactamente.

No solo significa hablar más sino, como dije al principio, quiere decir, conocer nuevos ambientes. De vuelta se trata de incorporar un hábito antes que nada.

Está bueno que te preguntes ¿Que ámbitos no suelo frecuentar que pueden ayudarme a conocer gente de un determinado perfil?

Por supuesto la respuesta a esta pregunta depende de cual sea tu situación actual y lo que estés buscando a nivel profesional.

Los ambientes profesionales son una buena opción: congresos, universidades, charlas gratuitas.

En las universidades más prestigiosas hay eventos todo el tiempo. Sobre todos charlas gratuitas de especialistas. Es una buena oportunidad para conocer gente de tu ambiente.

También para generar un contacto con los especialistas que dan la charla.

Igualmente no todo se trata de trabajo y lo profesional. A veces hay muestras de artes y conciertos gratuitos. Las actividades culturales suelen ser mejores de lo que crees.

La gente está más relajada. En un evento profesional es esperable que las personas vayan a hacer contactos y tengan intenciones ocultas.

En eventos recreativos la idea es divertirse. Los escudos están más bajos.

El arte de no desesperarse

Digamos que estas desempleado pero tienes algo de margen de maniobra. O sea tiene ahorros suficiente para sobrevivir unos meses.

En primer lugar empieza a hacer de cuenta que no tenés tanto margen. Piensa que si realmente tuvieras un presupuesto de supervivencia para una semana serías muy cuidadoso con los gastos.

Haciendo estos extiendes el período que contás para obtener un trabajo al mismo tiempo que incorporas el útil hábito de racionar los recursos.

Además recordá que contar con más tiempo reduce las chances que eches a perder una situación por desesperación.

Si estás desesperado, muy probablemente, vayas a rogarle a cada persona que conozcas por un trabajo lo que hará que te miren con una sonrisa incomoda y te digan:

“Si, te aviso si me entero de algo. Mandame tu CV.”

Todos los que hemos escuchado esa frase sabemos lo que significa.

Como dije anteriormente: la gente odia a los que mendigan, ya sean por dinero o por trabajo. En el fondo creen que todo aquel que pide es un holgazán bueno para nada y no se merece el respeto de nadie.

Claro que esto para nada es verdad pero, como la creencia falsa de las clases altas de que” vivimos en una sociedad meritocrática” se ha expandido tanto, ahora todo el mundo la cree.

Hasta el tipo que nació en una villa miseria rodeado de cloacas cree semejante estupidez. Y por supuesto esto no hace más que volver a la gente egoísta e individualista.

Por suerte no todas las personas se dejan influenciar por estos pensamientos estúpidos, aun así la mayoría de la gente reacciona con desprecio a quien pide ayuda.

Y por eso lo ignoran o le dicen que  les envíen su CV, así se lo sacan de encima.

Así son las cosas así que trabajemos con eso.

Como sea, contando con un amplio margen para socializar podremos hacer que las personas nos conozcan más y sientan más empatía por nosotros.

De esa forma ya no nos verán como un holgazán sino como un amigo o una persona cercana. Y como los seres humanos tenemos una predisposición natural a ayudar a los de nuestra propia tribu (y a discriminar a lo que no lo son) aumentaremos chances de que no quieran ayudar.

Pero recuerde, la idea tiene que venir de la otra persona. Si el otro sospecha que le estas pidiendo algo, es muy probable que te mande al demonio.

Hay que ser muy cuidadoso con esto. El más mínimo indicio de estar desesperado puede acabar con meses de inversión sociabilidad en una persona.

Lo repito: la idea es que la ayuda venga sin que la pidas. Tienes que despertar el genuino deseo del otro de ayudarte.

Son muy pocas las personas que realmente estarán dispuestas a ayudarte desde el principio cuando se lo pides.

Para ese entonces ya sabrás cuales son ya que son las únicas que te atienden el teléfono.

Además otra cosa: cuando ya llevas un tiempo socializando con una persona y el otro sospecha que tu verdadera intención era otra, se sentirá traicionado.

Es como una chica que sospecha que un hombre solo quiere sexo. Se sentirá decepcionada.

Como sea, en este punto, esa persona te abandonará y te dejará a tu mejor suerte.

Por eso es muy importante saber calibrar estas cosas y tener paciencia.

Ya lo dije Benjamín Franklin: “Quien tiene paciencia tendrá lo que quiere”.