MAS QUE UNA ESMERALDA

En un machista y dominado mundo, en el bello y misterioso campo de un humilde pueblo Boyacense, hace aproximadamente 22 años, quien fuera un campesino y minero empedernido y ambicioso, buscaba en el fuerte y sagaz calor de las entrañas occidentales de la confusa y profunda tierra esmeraldífera de Boyacá, el más misterioso tesoro jamás imaginado y siempre codiciado.

Sería entonces en aquel lugar donde después de escudriñar por lo que parecer ser bastante tiempo, llego a su vida una noticia inesperada, en el vientre de su amada engendraría el fruto de su desdén; negando por 9 meses la presencia de su tesoro como producto de su ser. Al entender que pasaría luego, quiso descubrir al salir del tren a un hermoso barón con quien emprendería su travesía. Pero no fue así, su machismo y egoísta soberbia de engendrar un caballero cegó su vivir, y días más tarde, al descubrir en sus brazos el amor de aquel maravilloso ser, brillaron sus ojos como los de su vivencia minera al encontrar la codiciada gema verde de la riqueza material.

Nunca imaginó que aquel día encontraría el tesoro que estaba buscando, en el mas fortuito momento de su desventurada existencia, el cual traería consigo la más sublime de las alegrías y la única esperanza de llenar su vida de las preciosas gemas de su angelical rostro de mujer; así es, este hombre fuerte y fugaz debilitó su mirada ante el encanto amoroso de su dulzura, de la dulzura inocente de quien le brindaría su mayor riqueza, el fruto que dio su ser era una bella mujer, quien lo enamoró perdidamente, quien conquistó su mirada con tan solo respirar. 

Los años fueron pasando y esta bella gema se convirtió en una mujer, viviendo en un mundo aislado de lo humanamente fácil, descubriendo en su infancia terrenal el trágico y doloroso suceso que marcaría su vida, que cambiaría su noble vivencia en una inimaginable soledad; el juego con sus muñecas ya no era igual, se convertía cada día en la supersticiosa sugestión de la maldad y en su mente, el retrato de aquel monstruo que arruino parte de su inocencia, que destruyó la ilusión de su mirada y apago el brillo de sus tiernos ojos con el poder brutal de su cobarde hombría. Alejándose de este oscuro pasado y llena de ilusiones y perspectivas de un mundo nuevo, emprendió su viaje en el maravilloso mundo de la poesía, confesando con el papel y la pluma, en cada verso que la inspiraba, una bella palabra de consuelo a su valiente osadía de querer seguir sin importar lo que su pasado recordara. Su corazón oprimido por la maldad vivida en su inocente infancia, logro encontrar en ella con cada lágrima de tristeza que derramaban sus infinitos ojos, un motivo para dedicar su vida al mágico arte de escribir en prosa, la historia que sus pensamientos admiraban.

Hoy llena de metas trazadas y sueños que cumplir vive su casual vida lejos de su tormentoso recuerdo, después de sobrevivir al más excitante y vulnerable encuentro con su verdadero ser y descubriendo en su interior que solo ella era la cómplice de su propia historia y seria la artífice de lo que vendrá después.

Fue así como aquel empedernido hombre minero, encontró la más preciada esmeralda. Como él le llama “su gran esperanza” esa guaca que jamás imagino y nunca dejara de contemplar, esperando en ella lo que su misma gema sueña para él.