Lograr la famosa libertad financiera

Vivir en la playa o la montaña, viajar por el mundo, tener la flexibilidad de trabajar a tu voluntad y ganando un ingreso considerable mientras lo haces, es el estilo de vida que muchos sueñan. No me digas que nunca has pensado en tener un estilo de vida que te permita viajar por el mundo todo el tiempo y vivir increíbles aventuras contando con un ingreso geográficamente independiente. Seguro que lo has hecho ¿Verdad?

Si lo sé todo el mundo quiere eso, por eso la publicidad lo explota para vender productos. Si realmente quieres tener un estilo de vida flexible y tener la libertad para trabajar desde donde quieras con un ingreso atractivo, solo te quiero decir una cosa: ¡Esto es posible!

Pero también te quiero advertir que no será fácil. No es cuestión de hacer unos simples clics con el mouse. Deberá esforzarte y mucho. Puede tomarte años y habrá momentos donde deberás hacer frente a la desesperación. Entonces ¿Estás listo para esto?

Escribir artículos en Internet es una poderosa forma de lograr este estilo de vida tan deseado ¿Quieres saber cómo lograrlo? Déjame enseñarte con estos simples pasos:

Primero: encuentra el nicho adecuado para el tema que deseas desarrollar y estudia sus necesidades:  ¿Qué beneficios están buscando? ¿Qué herramientas necesitan para alcanzarlos? Los foros son buenos lugares para estudiar la demanda.

Segundo: diseña cuidadosamente una estratégica de marketing que esté exquisitamente planeada de principio a fin.

Tercero: produce artículos en forma regular ya que es la clave para mantener a los potenciales clientes y lectores enganchados. Lo ideal es escribir en forma diaria o por como máximo cada tres días. Lo sé, nadie dijo que era fácil.

Cuarto: asegúrate que los lectores de tus artículos dejen su mail así comienzas a construir una lista de prospectos (potenciales clientes).

Quinto: una vez que tu página tenga un nivel de usuarios alto presenta el producto o servicio que ofreces.

Te sorprenderás de cuantas personas están dispuestas a pagar por dicho servicio. Igualmente el diablo está en los detalles. Para que las personas quieran leerte debes producir contenido de calidad, es decir artículos que de una u otra forma sean útiles para el usuario. Debes aprender cómo lograr esto primero.

Estructura y contenido

Solo podrás lograr el beneficio de una vida libre y relajada si aprendes el secreto de cómo generar contenido interesante y como presentarlo de manera que genera emociones.  Si lo que produces es de una calidad superior, en el mediano plazo la gente te vera como una autoridad en el tema en cuestión. Y luego es cuestión de elegir la estrategia de venta más adecuada.

¿Quiere saber cuál es la mejor parte de todo esto? Que podrá trabajar desde cualquier lugar y a medida que escribes irás mejorando en técnica y estilo. Comenzarás a aprender de todo un poco: venta, marketing, redacción. A la larga de verdad que serás un verdadero experto.

Existen una infinidad de formas de monetizar el contenido que generas en tu página una vez que has generado un grupo importante de fieles lectores. Lo ideal es crear los productos y/o servicios que tus leales usuarios necesiten. Dejame contarte sobre esos servicios y productos que puedes ofrecer…

La revelación

¿Te das cuenta como está armado este artículo? Te voy tirando migajas de información útil a lo largo de la lectura siempre prometiendo más y mejor información. “¿Te gusta?, ¿Quieres más?”. La mayoría de los textos y artículos de marketing utilizan esta estructura. Lo bueno que tiene esta técnica es que a lo largo del texto te voy metiendo ideas sin que te des cuenta. Siempre con preguntas cuya respuesta en sí: “¿Te gusta?” “¿Te sientes motivado?” “¿Verdad?”. Y el cerebro dice “si, si, si” y sigues leyendo.

Por supuesto, que te doy información útil pero en pequeñas dosis. Quiero que sigas dependiendo de mí. Quiero subyugare y someterte. Y, para ello, a lo largo del proceso te voy prometiendo hermosas recompensas: libertad financiera, riquezas, felicidad, etc…

Y tú sigues leyendo…

Si llegaste hasta aquí es que literalmente te forniqué por el cerebro. Al menos aprende la lección: eres muy manipulable. También ahora sabes cómo escribir un texto publicitario para vender un producto o una idea, como hacen los políticos. Ahora vete, me gusta dormir solo. Y ni pienses que voy a llamarte.