Feminismo, machismo y miseria humana

¿Que me motivo a escribir este texto? Mi lucha personal contra la angustia y la frustración, la cual se originó, en parte, por mi incapacidad de relacionarme en forma eficiente con el sexo opuesto durante mi adolescencia y mi juventud temprana. Una frustración bastante común en los hombres que, en su mayoría, no estas dispuestos a aceptar.

Sobre todo en la Argentina, país del chamuyo y del levante. Ahí no saber levantar es un pecado mortal. Una sombra de vergüenza que persigue a los hombres que sufren la ausencia de la características del “macho argentino”. En realidad la mayoría de los hombres están frustrados. Y no solo los hombres. También las mujeres. Están todos jodidos. Bueno, no todos, pero si una gran parte. Y de esa gran parte la mayoría no lo admite.

Pero esto no se trata de la seducción, la conquista y todos esos temas que han sido bastardeados en la cultura popular. No, esto va mucho más lejos. Se trata de la miseria existencial que tenemos cuando nos sentimos rechazados, hombres y mujeres. De la miseria que implica la soledad y el hecho de conformarse con la opción menos peor o el “second best” porque no nos creemos merecedores de lo que realmente queremos. En el fondo se trata de eso, de la autoestima.

He vivido la mayor parte de mi vida en una sociedad con baja autoestima (la argentina). Pero esta no se nota porque todos se creen los mejores del mundo. Los hombres son el macho levantador que se las garcha a todas y las mujeres, las superadas indiscutibles que se las saben todas.

Nadie sabe nada, son todos unos pelotudos. Y esto no tiene que ver solamente con la cultura argenta sino con todo lo que ha pasado en las últimas décadas en todo el mundo. En mi humilde opinión el machismo y el feminismo que apareció a partir de los noventa arruinó a los hombres y a las mujeres. Los jodió ambos. Arruinó las relaciones afectivas.

Del machismo no hay mucho que agregar. Es una mierda y convierte a los hombres en imbéciles. El feminismo pos modernista básicamente hizo lo mismo con las mujeres. Hago la diferencia entre este feminismo que apareció a principio de la década de los noventa, y el movimiento feminista histórico, el cual no tiene nada que ver con el primero. Veamos un poco la diferencia entre ambos

El movimiento feminista y nuevo feminismo (o pseudo feminismo)

El feminismo que se inició a mediados de principios de siglo y tuvo su apogeo en la década de 1960 es un movimiento alineado con la lucha por los derechos civiles. En este caso se luchaba por la igualdad de las mujeres (mismas condiciones de trabajo y mismos derechos políticos, laborales y sociales). Y estaba alineado con la lucha de muchas minorías civiles como los afroamericanos en Estados Unidos. Es decir era un movimiento que legitimaba la igualdad de derechos y cuestionaba las injusticias sociales existentes.

Este feminismo no tiene nada que ver con el feminismo de los años noventa al cual llamaré neo feminismo para diferenciarlo del primero. Básicamente este último es una versión que bastardea al primero ya que no tiene mucho que ver con luchas por derechos sino más bien con simplemente replicar comportamientos tóxicos propios del machismo imperante. Es decir, impulsa a las mujeres a actuar como un hombre machista.

Un hombre que cosifica a la mujer y busca satisfacer placeres inmediatos. Este es el modelo a seguir del neo feminismo. Modela al hombre que tanto odia y pretende hacerle lo mismo no a ese hombre solamente sino a todos los hombres. Es básicamente vengativo.

Con este paradigma, claro está, no es extraño que se haya registrado un deterioro en las relaciones humanas en general. De ahí la aparición de conceptos como “hombre light,” amor liquido y relaciones líquidas. Por supuesto muchas mujeres pertenecientes al feminismo original atacaron con furia este paradigma pseudo progresista con argumentos muy sólidos los cuales no fueron muy escuchados claramente. Lo que terminó ocurriendo es una nivelación hacia abajo. O sea, ahora las mujeres actuaban como hombres machistas en nombre de la igualdad.

Quiero aclarar que si citara alguno de esto argumentos que desarrollan en forma muy elocuente las autoras del movimiento feminista original al criticar al feminismo actual, sería acusado de machista por el nuevo feminismo. Es una estrategia de retorica bastante utilizada: cuanto no puede con los argumentos ataca al que los produce. Por eso mejor que los diga una mujer y no yo ¿Ridículo? Si.

Es igual que lo que hace la comunidad judía cuando alguien critica al judaísmo. Cuando no pueden con los argumentos los acusan de nazis. Todo el mundo es Nazi y ellos son pobres víctimas. El feminismo hace exactamente los mismo, solo que en vez de decir Nazi dicen machista. Pura victimización (Lea el: “El peligroso juego de la víctima y el manipulador”). Y aclaro que mi madre es de origen judío, así si algún hijo de puta que se victimiza quiere llamarme nazi por hacer este comentario puede hacerme un felatio.

Esta estrategia de retorica es bastante común en política también. El movimiento peronista de Argentina y todas sus variantes llaman gorila, oligarca o cipayos a quien los ataca con argumentos que no pueden responder.

Una nivelación hacia abajo. 

En Argentina, gracias a más de una década de políticas neo liberales, la educación primaria y secundaria se deterioró brutalmente. Ante la queja de las autoridades universitarias de que cada vez el nivel de los alumnos ingresantes era cada vez más bajo se tomaron cartas en el asunto: en lugar de mejorar la educación primaria y secundaria se atacó la universidad pública para bajar el nivel de ésta y así equilibrarlo con el nivel de las primeras. O sea se niveló hacia abajo. Una estupidez digna de un político argentino o de un economista neoclásico.

Eso es lo mismo que ha hecho el feminismo actual, poner a las mujeres a actuar como hombres machistas para vengarse de ellos. Cuando una mujer me dice que es feminista no se que me está queriendo decir: si es una defensora de los derechos civiles de la mujer o si odia a los hombres y vive con alto grado de resentimiento. Todo depende de que feminismo este hablando. Igualmente el segundo no debería llamase feminismo, sino más  bien frustración y rencor, el cual también es experimentado por muchos hombres que odian a las mujeres y que normalmente se encuentran con sus pares resentidos en bares donde ambos confirman sus creencias sobre el sexo opuesto.

Si es mujer y quiere conocer un hombre que valga la pena así como si es hombre y quiere conocer una mujer que valga la pena, no vaya a bares. Ahí se junta lo peor de ambos géneros.

En conclusión: feminismo, machismo y miseria humana

Volviendo al tema principal, lo que quiero decir es que, más allá de aspectos culturales referentes al país en donde me tocó vivir, también hubo aspectos sociológicos, como los mencionados, que influyeron en la decadencia de las relaciones humanas, la cual incrementó el nivel de angustia, depresión y miseria de las personas. Usando mascaras de arrogancia ocultan su frustración y sentimientos de soledad. Estos sentimientos son peligrosos porque, en el largo plazo, nos llevan al odio y, este último, tiende a convertirse en violencia física. Lea “El baile de las máscaras”.

Que quede claro que para mi el machismo y el (neo) feminismo son las misma mierda que en la Argentina se combina con los aspectos negativos propios de la sociedad en cuestión formando un lindo caldo de cultivo de mucha miseria humana.