Diario de una pasion

“El tipo puede cambiar de todo. De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar Benjamín. No puede cambiar de pasión.”- El secreto de sus ojos.

Mufasa murió, Scar lo arrojo  frente a la  estampida de antílopes diciendo “Que viva el rey” en ese momento  sin saber porque  con 4 años  no comprendía que estaba pasando pero por alguna razón estaba llorando junto a Simba, el que Mufasa no despertara me ponía realmente mal.  En medida que sigue transcurriendo la  película sigo el camino de Simba, y me encariño con dos amigos de él que también quisiera que fueran los míos como Timón y Pumba con su lema de vida Hakuna Matata.  Como también aprendiendo de Rafiki ese personaje tan sabio como necesario,  enseñándote que pase como pase las personas que uno ya no puede ver más viven en uno pero la lección más importante es como dice el propio Rafiki “El pasado puede doler  pero puedes huir de él o aprender”. Y es así como Simba logra enfrentar sus problemas  y pasado, sacándome una sonrisa al final de la historia.

Creo que con este párrafo ya saben de qué va ir este articulo, no es sobre el Rey León, en si esta película lo que hizo es despertar la pasión por el cine que  llevo adentro desde chico.  Como pueden ver el rey león fue la primera película que me hizo llorar, reír y reflexionar (esto último de más grande).  Lo que casi nadie sabe es que mi primera vez viendo una película dure solo 1 minuto, según mi madre  un día de chiquito  me llevo al cine  a ver Pocahontas, pedí para ir al baño   y nunca más quise volver.  Es más,  hasta el día de hoy nunca vi Pocahontas. Pero para todo hay revancha según me dijeron mis padres la segunda película en el cine como los 101 dálmatas.  Después de ahí las películas para niños ya sean en video (VHS) o en el cine eran una costumbre, me metía en universos que me maravillaban  y me hacía ver las historias una y otra vez como  por ejemplo la versión animada de pinocho, Aladdin (me encantaba el mono Apu), Toy Story (el que no lloro en el final de la 3 no tiene corazón), El libro de la selva,   El jorobado de Notre Dame, Space Jam,   Hércules, Tarzan.  Y así puedo seguir una cuantas películas más, pero siempre con Disney y en casi todas llorando.

Todo cambio a los nueve años, mi madrina me quiso llevar a ver una película con actores de verdad y no las películas animadas a la cual yo estaba acostumbrado las que  muchas veces llaman “películas para adultos” que en verdad  es cualquier película que no está catalogada como “cine familiar”.  Solo que había un detalle en esa película duraba literalmente tres horas, mi madrina me ofreció ver Monsters Inc pero yo le pedí que confiara que se que iba poder bancar la película. Y no solo la banque, sino que me encanto el mundo de la película, a tal punto que me vi la trilogía completa.  Es película  es nada ni nada menos que el señor de los anillos, y esa película que le pedí a mi madrina confianza es la primera parte como la comunidad del anillo, pero que si me preguntan el retorno del rey  dos años después termina siendo otra de mis películas favoritas.  Ese mundo de magia pero sobre todo  me encantaba lo que transmitía que a veces  el mas “débil” puede ser muy importante o hasta el héroe de la historia.

Esa película me abrió la puerta  a un mundo de películas  que hasta el día de hoy me tiene maravillado,   y pasaron muchas películas en mi niñez que me maravillaran como por ejemplo   Tiburón, Terminator (la 2 es la mejor con su “hasta la vista baby”),  Matrix, Star Wars, Jurassic park, mi pobre angelito  entre otras. Pero como toda edad  uno tiene sus etapas y por eso  a los doce y trece, empecé con una fase en el terror  mirando muchas como las de Freddy Krueger,  Jason, Chucky, El Juego Del miedo, Anaconda,  la llamada.

Llegando a los quince años hubo una  nueva muestra de esta pasión cuándo me tenía que levantar los sábados  de mañana para asistir a clases de cine  (Igual no fue ningún sacrifico porque yo quería hacerlo) pero ahí vi los primeros clásicos del cine como Ciudadano Kane, 2001: odisea del espacio, La naranja mecánica, Persona, Rashomon, E.T el extraterrestre. Estudiando tres años en la escuela de cine es que estaba muy bueno ese tipo de cine, la mayoría de las películas buscaban hacer reflexionar al espectador por ejemplo Rashomon quiere discutir que la verdad es dependiendo el punto de vista de la persona y después a quien uno decide creer.  Pero  me di cuenta que no quería eso, al menos si me iba a dedicar eso. Me había maravillado este mundo de las películas sintiendo y no reflexionando, y si me quería dedicar  a eso debía priorizar eso. Pero esto es otra historia, que la contare en otro artículo.

Lo más importante para mí al ver una película, es lo que te hace sentir esa película. Por  eso siempre nuestras películas favoritas son aquellas que si nos ponemos a recordar nos  llegaron al interior o nos encontramos con sentimientos que aun minutos después siguen quedando en nosotros, como me pasó este domingo al salir del cine con Un camino a casa (Lion en ingles). Por algo uno siempre o casi siempre recuerda películas que por ejemplo nos  hicieron llorar a  como por ejemplo en mi caso: La vida es bella, el niño con pijama a rayas,  cualquiera de Disney, Intensamente, Lo Imposible, El Rey león, y así  también podría seguir.

Cada persona tiene su propia manera de mirar películas, en mi caso,  cuando miro  una película estoy pero a la vez no.  Es decir cuando estoy viendo una película estoy en mi cuarto o en la sala de cine pero mi mente está adentro de la película, yo estoy con los personajes, viendo lo que les pasa y sintiendo lo que les pase. Es por eso que para mí por ejemplo cuándo veo una película de misterio o suspenso  busco que me sorprendan, que no pueda adivinar que va pasar  como Desapareció una noche,  el gran truco, psicosis, sexto sentido. O si es una comedia busco no parar de reír  como muerte en un funeral, la película de los Simpson (yo quiero un puerco araña), los rompe bodas, todopoderoso,  “mentiroso, mentiroso”.

A veces lo importante no es solo la película sino  además con quien la estas mirando   por ejemplo con mi madrina que fue la que me regalo el video de El rey león he visto miles de películas como Spider man 2, El núcleo, Terminator 3: La rebelión de las maquinas, El señor de los anillos, Batman inicia.  Digamos que ella fue una de las tantas personas que hizo  que me gustara el cine.  Como también con mi hermano vi  muchas que me gustaron mucho  como gladiador (de sus favoritas), cadena perpetua, el secreto de sus ojos, algunos hombres buenos. Con mi madre también vi películas que me gustaron mucho alguien tiene que ceder, el lado bueno de las cosas, Hook.

También están las películas vistas con amigos  a veces las ves en ámbitos de clase ya sea escuela o liceo pero igual te quedan con alguna reacción como los coristas, Troya, contacto, el indomable  Will Hunting o por ejemplo en el viaje de misiones vimos el plan perfecto.   A veces te recomiendan como  uno de mis amigos del liceo como el mono me recomendó día de entrenamiento, o Ignacio desapareció una noche, Alejandra con La decisión de Anne.  También otra de mis mejores amigas que me recomienda cada película particular (de nueva Zelanda y otros países) como por ejemplo cada película que salga de Wes Anderson.     Lo que quiero decir es que cuándo se mira una película ya sea con tu familia o amigos la película tiene ese plus de mayor probabilidad de que te va a gustar porque estas compartiendo tiempo con gente que queres, a menos que si alguien te invite a ver World of warcraft o XXX: reactivado, créeme algo malo hiciste y te están castigando de una manera muy cruel.

Si pudieron leer  hasta acá, primero que nada muchas gracias y   espero que realmente se haya notado que esta es una de mis pasiones  como también lo es el fútbol pero  en otra ocasión escribiré mi amor por ese maravilloso deporte.  Solo que si llegas  hasta acá   espero que  puedas comprender que una película que me haga sentir es más importante que muchas otras cosas y es por eso que cuándo haga una película, con hacer sentir o entretener simplemente  a una sola persona  ya mi objetivo se habrá cumplido.

Antes de terminar el artículo quiero tomarme el atrevimiento de preguntar algunas cosas  a la persona que está leyendo ¿Cuál es tu película favorita?  ¿Con algún personaje te sentiste realmente identificado? ¿Hay alguna película que sea especial porque lo viste con un amigo o familia? ¿Tenes o tuviste alguna etapa? No me tenes que contestar, solo quiero que lo pienses. Por ejemplo yo  tengo  el placer culpable o etapa de que me gustan mucho  las  películas de Marvel de superhéroes, tanto que quisiera ser amigo de Deadpool (ese es uno de mis oscuros secretos) y de cada uno de los vengadores.

En fin, todos tenemos una pasión o varias. Espero que sea cual sea su pasión la sigan, se dediquen a eso o simplemente tomarlo también como un hobbie, eso es una  decisión de cada uno.  Solo les quiero decir una sola cosa  respecto a sus pasiones, disfrútenlas al máximo.