Como ser un coach “banana” de desarrollo personal

Hoy en día vivimos en el mundo de la idolatría. Todos podemos convertirnos en gurús de algo y ser adorados y seguidos por millones de personas. Bienvenido al mundo de las redes sociales. Ahora bien ¿Te gustaría tener millones de seguidores y ser admirado por algo? Te voy a decir cómo hacerlo. Seguramente has visto o escuchado hablar sobre esos gurús financieros que te prometen que te vas a hacer rico de la noche a la mañana y que te hipnotizan con la estereotipada promesa de la libertad financiera. O seguro que viste a esos otros gurús: los del coaching y el desarrollo personal, esos que tienen unas fotos de ellos en su página de Facebook con una mirada arrogante mirándote con intensidad. Una mirada que dice: “Yo soy el capo y tú un pobre mortal”.  Normalmente, en la imagen están vestidos de la forma más elegante y están mostrando sus bíceps bien fortalecidos. Y entonces uno piensa: “me gustaría hacer lo que ellos hacen. Tener millones de seguidores y mi página personal repleta de fotos mías con cara de “banana” y tirando alguna que otra frase cursi de superación personal. Al igual que la moda de ser emprendedor, ser coach de superación personal es la nueva tendencia. Pero ¿Cómo lograrlo? Bueno déjame ilustrarte.

Una tendencia pero pocos ganadores

Como ocurre con la mayoría de las tendencias, son pocos los que logran acaparar la atención de las masas y, normalmente, no son, precisamente, los más calificados. Lo único que hacen ellos es seguir pautas de marketing muy precisas que cualquiera puede seguir. Solo que lo hacen mejor que la mayoría, como, por ejemplo, con lo de la foto con cara de “winer”, los brazos cruzados y los bíceps súper desarrollados. O con una foto contemplando el paisaje con cara de reflexivo, con el mate, el libro y la guitarra. Esa era la imagen que usaba mi amigo “polvo” en su Facebook para levantarse damiselas. Y le funcionaba a la perfección. Las pendejas era tan estúpidas que se creían lo del tipo “profundo” aunque el susodicho a duras penas sabía leer. Aun así, estaba al tanto de lo manipulable que son las personas y sobre todo las pendejas a cierta edad. Y éxito tenía, porque su apodo era “polvo”, así que imagínense.

En fin, esto es solo la punta del iceberg. Está demostrado que esas fotos hacen que la gente piense: “debe ser un tipo muy capaz y muy inteligente. Ahora mismo me voy al gym…pero no sin antes haberle comprado todos los libros y seminarios”. Pero volviendo al tema. Tú quieres ser uno de ellos. Excelente. Para eso hay que aprenderse la fórmula mágica y aunque no lo creas, no es tan compleja. De hecho, es bastante sencilla. Lo único que requiere es tiempo y dedicación. Muchos creen que necesitas mucho capital inicial para realizar semejante epopeya, pero se equivocan. Necesitas muy poco dinero para empezar. Solo debes saber cómo invertirlo adecuadamente. Pero antes de entrar en ese tema, debo contarte un secreto.

La clave del éxito: la autoridad

Hoy en día, en la Internet, es fácil convertirse en un experto de algo: debes hacer que la personas te reconozcan como tal. Ni siquiera necesitas ser experto en algo, solo debes crear la apariencia de que lo eres y listo. La forma más sencilla es creando contenido en un blog y, si cuentas con más recursos, en un video blog. O sea, crearte un canal de Youtube. Pero, atento que tiene que tratarse de buen contenido de lo contrario no funciona. Y, por supuesto, debe ser entregado de una forma muy específica para cooptar y mantener la atención de la gente. Recuerda que el internauta promedio es de la generación Z (nacido luego de 1994 aproximadamente) y no puede prestar atención más de cinco minutos. Y si de leer se trata, debe hacerse en un formato muy específico, ya que ese target a duras penas sabe lo que es un libro. En realidad leen pero solo libros de desarrollo personal, que a la larga te queman el cerebro. Además, debido a la falencia en la educación a nivel mundial, la expansión de la cultura de la satisfacción instantánea y el crecimiento de los medios visuales de comunicación, muchos usuarios de la Internet son prácticamente analfabetos funcionales, por lo que un vídeo será en la mayoría de los casos la mejor opción.

El secreto de tu éxito

Quiero aclararte que crear contenido no es nada sencillo. Si crees que los “bloggers” o “youtubers” más famosos son gente inculta y analfabeta como la mayoría de los internautas te equivocas. Son gente muy bien formada, en muchos casos autodidactas. Son personas que invirtieron mucho de su tiempo leyendo y viendo vídeos para formarse y poder producir contenido de calidad. El secreto es, precisamente, producir ese contenido útil e interesante para las personas y regalarlo. Es decir, mostrárselo a todo el mundo para que la gente lo vea y para que aprecien tu arte y lo critiquen (así puedes mejorarlo). Así comienza. Por supuesto, deberás tener en cuenta a que público quieres apuntar y cuáles serán las redes sociales que elegirás. Cada red tiene su estratégica óptima. De hecho, hay expertos en cada una de ellas que puedes contratar si no sabes cómo hacerlo o si no quieres dedicarle tiempo a ello. Es como todo en la vida: maximiza el tiempo. Haz lo mejor que sabes hacer y el resto déjaselo a otro experto. Si no sabes programar, contrata a un programador, sino no sabes diseñar contrata a un diseñador. Si ni siquiera quieres hacer el contenido, contrata a un creador de contenido. Hay para todo. Por supuesto, cuanto más cosas delegues más inversión inicial necesitarás.

La clave de autoridad: publica un libro

Escribir un libro y artículos en importantes publicaciones ayudan a crear autoridad en el tema que te quieras especializar, ya sea que quieras ser un economista o un coach “banana” de desarrollo personal. De hecho, puede ser un paso muy importante para impulsar una carrera de consultor, especialista o conferencista. Además, a medida que lees, escribes y entrevistas a gente especializada, te irás convirtiendo en eso que ya dices que eres. Para mí, escribir (ya sean artículos o guiones de vídeos) es una forma muy práctica de formarme en un tema específico. Como dice el refrán: si quieres volverte experto en algo, enséñalo. O mejor dicho escríbelo. Es como estudiar haciendo resúmenes.

Un libro es fácil de escribir. Puedes dedicarte a escribir una página por día o sino a escribir muchos artículos para luego sacar un libro recopilando cada uno de ellos. Por supuesto, agregando algunos inéditos. Hay autores que viven de eso. Un sabio consejo es ir con el libro a distintas editoriales. Quien sabe, tal vez algunas interese. Y aunque hoy en día los libros físicos no generan tanta ganancia como antes por la aparición de los libros digitales, tener uno físico da mucha autoridad. La imagen es todo.