Engañar con los artilugios del lenguaje y la retórica

A continuación presento un comentario realizado sobre un artículo escrito por un prestigioso economista hace aproximadamente seis meses atrás. El titulo del articulo es “Próximo Presidente: Usted tiene una sola opción económica“. Bastante pretencioso a mi entender.

Sé que estoy medio retirado pero al leer un artículo de un economista argentino que fue publicado en un diario local tuve que decir algo al respecto. Aclaro que el que lo escribe es un experto en mercados bursátiles, ex bróker, PhD en UCLA, Director de la maestrías en finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, etc…Básicamente es una apasionado de las finanzas cuyos análisis se caracterizan por ser didácticos y divertidos. Es un tipo que sabe mucho (de teoría y práctica). Sin embargo (y esta es mi opinión personal) a veces creo que es un enfermo de los mercados, apostador compulsivo (de la bolsa pero es lo mismo) que raras veces se preocupa por el bienestar de la gente y, más allá, de sus conocimiento del mundo financiero, es incapaz de ver (o no quiere ver) más allá de eso. O sea mientras te describe a la perfección el impacto de la curva yields sobre los fundamentals de la economía, ignora las consecuencias sociales y humanas de lo que ocurre en el mundo en general.

En el artículo que aparece publicado en Infobae declara que hay solo dos salidas para la crisis actual: una propuesta de liberación del cepo gradualista que con el tiempo iría corroyendo la estructura económica debido a la inflación y otros factores; o una liberación repentina pero con un enfoque pro mercado para evitar una “mega devaluación”.

“Si la liberación se acompañase de una serie de medidas pro-mercado, podría paradójicamente ocasionar un círculo virtuoso de apreciación cambiaria e incremento de reservas (…) ¿Qué tal entonces si al liberar el cepo nos bañan de dólares? ¿Qué tal si al eliminarlo con un shock de expectativas y cambios estructurales simultáneos e inmediatos, el Peso en vez de irse a 20 (por dólar) colapsa a 10? (…) ¿Cirugía general de entrada para cicatrizar después o sopa fría, pan duro y sanata para los próximos cuatro años?”

“Opción I: Implementar un plan de cambio global, agresivo y simultáneo en los primeros 100 días de gobierno poniendo como prioridad absoluta la eliminación del cepo cambiario sustentado en la recreación de expectativas positivas. Opción II: Hacer la plancha, no asumir ningún costo y dejar que la coyuntura económica actual licúe su capital político reduciéndolo a la nada misma. El desempleo y la inflación son poderosos licuadores de votos (…)Argentina necesita reducir su déficit fiscal, implementar una política anti-inflacionaria contundente, interrelacionarse nuevamente con el mundo y mercados financiero.”

En primer lugar, lo que debo decir sobre el artículo es que lo que hace simplemente es plantear dos opciones: una mala y una buena. Y después pregunta: “¿Cuál elegirías? ¿La buena o la mala?” Y obvio la buena. Aclaro que esto es un artilugio retorico para imponer una opinión. En la realidad existen miles de opciones. Pero el autor plantea dos opciones poniendo como la única aceptable, la que él considera como la mejor ¿Mejor para quién? Sería la pregunta que deberíamos hacernos. No para la mayoría de la gente sin duda. Probablemente para gente involucrada con el sector financiero y grupos con mucho dinero. Como de costumbre el percentil más rico.

Por este tipo de artículos pienso que la economía no es una ciencia real. Los economistas son mercenarios a lo que se le pagan por escribir “Papers” para apoyar la política que les conviene a los que les pagan por escribir dichos artículos. Esto pasa en todo el mundo. Si no miren la película “Inside Job” donde se muestra como los economistas escribían artículos apoyando las medidas que llevaron a la crisis financiera global en el 2008 y, “oh sorpresa”, los que les pagaban por escribirlos eran lo beneficiados por la políticas recomendadas en dichos escritos.

En argentina están los economistas que escriben a favor de los ladrones que estuvieron 12 años en el gobierno (ricos nuevos que hicieron su fortuna robando la ultima década, ya sea políticos o empresarios), y los que escriben a favor de los ladrones que roban desde el sector financiero (los del últimos percentil más rico de la población) y políticos que ayudan a esos energúmenos (los sínicos que estuvieron en los 90). En fin ya sea de un bando o de otro siempre recomiendan políticas que benefician a los que tiene más dinero y perjudican al resto.

Lo que el autor recomienda hacer es, básicamente, solucionar las cosas de una forma análoga a lo que hizo Cavallo para resolver el problema de la hiperinflación. Ojo, si se hace así podría funcionar y salir bien. El dólar se aprecia y se abre la economía ¿Qué pasa entonces? La industria no puede competir con los productos importados, quiebran las industrias, hay más desempleo. Como hay “disciplina” fiscal, no hay programa de estímulos al consumo, ni subsidios de desempleo. O sea en el mediano plazo habrá más pobreza estructural. Ocurrirá una distribución regresiva del ingreso: los ricos se harán más ricos y los pobres más pobres. En este sentido no se romperá la tendencia de los últimos 20 años, si 20 años (estamos cada día peor). Una parte pequeña de la clase media (el 10%) se convertirá en nuevos ricos mientras que el otro 90% se empobrecerá y en el largo plazo parte de la clase media se volverá parte de los pobres estructurales.

Me encanta como siempre los políticos usan la misma estrategia: contratan a los expertos en marketing para dividir a la sociedad en bandos. Pero la realidad en siempre la misma: en el capitalismo están los ricos que se hacen más ricos y los pobres que se hacen más pobres. Un chico de clase media del PRO (partido político de derecha en Argentina) tiene más común con un chico de clase media de la Campora (movimiento juvenil del partido Frente para la Victoria) que con un chico rico del PRO. Realmente he hablado con militantes del PRO y de la Campora y tienen más común de lo que creen. Son como el Israelí y el Palestino que se matan en el campo de batalla mientras un hombre de negocios rico israelí hace negocios con un empresario palestino. Siempre es igual los de arriba “cagan” a los de abajo. Disculpen mi francés pero ya no siento más ganas de usar eufemismos.

Por último me encanta como el autor del artículo usa palabras pomposas para describir un escenario que parecería beneficiar a todos “lo que queremos es llegar a un equilibrio con estabilidad de precios y empleo sostenible minimizando costos sociales”. “Sostenible” “estabilidad” “equilibrio”. Que lindas palabras. Los que sabemos algo PNL y Coaching sabemos que EL LENGUAJE NO ES INOCENTE y que las palabras crean realidades. Si alguien medio ingenuo leyera el artículo llegaría a la conclusión obvia que hay que seguir el plan de acción sugerido por el autor. Hay miles de opciones no solo dos. Usa un poco la inteligencia lateral. No sé cuál sea la solución, lo que quiero decir es que no debemos dejarnos engañar por los artilugios del lenguaje y la retórica.